Sólo el 13% de los océanos del mundo no han sido tocados por los humanos.

Sólo el 13% de los océanos del mundo están ahora libres de actividades humanas intensas como la pesca, según un nuevo mapa de áreas silvestres oceánicas.

Nuestra investigación, publicada en la revista Current Biology, muestra que sólo 55 millones de kilómetros cuadrados de los océanos del mundo pueden ser clasificados como “espacios naturales”, de un total de 500 millones de kilómetros cuadrados.

En los mares costeros, donde las actividades humanas son más intensas, casi no quedan espacios naturales. Gran parte de la vida silvestre marina restante está agrupada alrededor de los polos o cerca de las remotas naciones insulares del Pacífico con bajas poblaciones.

Los seres humanos dependen del océano para su alimentación, medios de subsistencia y casi tres cuartas partes del oxígeno atmosférico. Utilizamos el océano para la gran mayoría del comercio mundial, y más de 2.800 millones de personas dependen de los mariscos como fuente importante de proteínas. No es de extrañar que más de ocho de cada diez australianos vivan a menos de 50 km de la costa.

Las áreas silvestres del océano de la Tierra son el hogar de niveles incomparables de vida marina y son algunos de los únicos lugares donde aún se encuentran grandes depredadores en números históricos. Los principales depredadores, como los tiburones y los atunes, dependen de estas áreas, ya que sus lentas tasas de reproducción los hacen particularmente susceptibles a la declinación incluso a niveles de pesca moderados.

Incluso las reservas marinas más estrictas y mejor administradas no pueden mantener los mismos niveles de diversidad de vida silvestre que las áreas silvestres. Esto se debe a que las reservas son demasiado pequeñas o a que las actividades humanas en las áreas vecinas afectan a la vida silvestre tan pronto como nadan fuera de los límites de la reserva. Según nuestra investigación, sólo el 4,9% de los espacios naturales marinos se encuentran actualmente dentro de áreas marinas protegidas.

Hay pruebas de que las zonas silvestres son más resistentes al aumento de la temperatura del mar y a la decoloración de los corales, factores de estrés que no pueden detenerse sin esfuerzos coordinados a nivel mundial para reducir las emisiones. Estas áreas también proporcionan a los científicos una verdadera línea de base para la salud del sistema, proporcionando información importante para restaurar los ecosistemas marinos degradados.

Amenazas a la vida silvestre

Los impactos humanos sobre los ecosistemas marinos son cada año más intensos y generalizados, lo que amenaza las zonas silvestres de todo el planeta. La pesca es hoy en día una de las actividades más extendidas por las que el hombre explota los recursos naturales. La pesca industrial cubre el 55% del océano, un área cuatro veces más grande que la utilizada para la agricultura terrestre. En muchos lugares, la pesca se ha vuelto tan intensa que los grandes depredadores y las especies carismáticas como las tortugas marinas casi han desaparecido.

Las mejoras tecnológicas han permitido a los seres humanos pescar en los lugares más lejanos de las aguas internacionales. En la parte alta del Ártico, los lugares que antes eran seguros debido a la cubierta de hielo durante todo el año están ahora abiertos a la pesca y al transporte marítimo a medida que el calentamiento de los mares derrite el hielo.

Incluso en países con una ordenación pesquera de primera clase, como Australia y los Estados Unidos, los medios marinos se ven gravemente afectados por la escorrentía de sedimentos y nutrientes debido a la mala ordenación de las tierras y la deforestación. La escorrentía de sedimentos hacia la Gran Barrera de Coral, que antes era prístina, es ahora de cinco a diez veces superior a los niveles históricos, lo que contribuye a la disminución de la diversidad de los corales y a la aparición más frecuente de brotes de estrellas de mar en las copas de las espinas, y a la reducción de la resiliencia de los arrecifes frente al cambio climático.

¿Podemos salvar lo último de lo salvaje?

Los espacios naturales marinos se pasan por alto en las estrategias de conservación tanto a nivel mundial como nacional, ya que a menudo se supone que estas áreas están libres de procesos amenazantes y, por lo tanto, no son una prioridad para los esfuerzos de conservación. Nuestros resultados muestran que esto es un mito: las áreas silvestres en el océano y en la tierra se están perdiendo rápidamente, y proteger lo que queda es crucial. El Ártico, que antes se consideraba intacto, ahora es probable que vea nuevos canales de navegación, pesquerías y operaciones mineras a medida que desaparece el hielo marino.

La protección de los espacios naturales requerirá una combinación de esfuerzos nacionales e internacionales, pero el objetivo fundamental debe ser frenar los impactos de las amenazas actuales, como la pesca comercial, el transporte marítimo, la extracción de recursos y la escorrentía terrestre.

En naciones como Australia y Canadá, que todavía tienen una gran cantidad de áreas silvestres dentro de sus aguas nacionales, el uso de áreas marinas protegidas o regulaciones de manejo de pesquerías para proteger las áreas silvestres será crucial. Dado que incluso los bajos niveles de actividad humana pueden afectar gravemente a especies vulnerables como los tiburones y el atún, estas áreas deberían estar estrictamente protegidas y no pueden permitir actividades como la pesca comercial.

Sin embargo, los planes del actual gobierno de reducir casi a la mitad el área de protección estricta en el sistema de reservas marinas australianas no auguran nada bueno para el futuro de la protección de la vida silvestre.

Si bien la protección de las zonas silvestres dentro de las aguas nacionales es jurídicamente sencilla, la preservación de las zonas silvestres en alta mar será probablemente mucho más difícil, ya que ningún país tiene jurisdicción sobre estas zonas. Una opción podría ser aprovechar los acuerdos internacionales y regionales existentes, como las Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera, organismos internacionales formados por países para gestionar los intereses pesqueros compartidos en una zona determinada. Estas organizaciones ya están acostumbradas a fijar límites de pesca y se han utilizado para cerrar grandes zonas de alta mar a la dañina pesca con redes de arrastre de fondo. Una ampliación de sus poderes para crear áreas de conservación en alta mar es ciertamente factible, pero es probable que esto requiera un cabildeo sustancial por parte de los países miembros.

 

Sobre Ernest Mayer 99 Artículos
Ernest Mayer no es principalmente un reportero hoy en día - pero todavía tiene muchas primicias como presentador en BBC One desde 2005. Fue el claro favorito cuando se pidió a los miembros del público que nombraran a su principal reportero político, lo que posiblemente reflejaba su etapa como editor político de la BBC entre 2000 y 2005.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion