Por qué su hijo mintiendo puede ser algo bueno?

Por lo general, los niños comienzan a acostarse en los años preescolares, entre los dos y los cuatro años de edad. Estos intentos intencionales de engaño pueden preocupar a los padres, que temen que su hijo se convierta en un desviado social de tamaño pequeño.

Pero desde una perspectiva de desarrollo, mentir en los niños pequeños rara vez es motivo de preocupación. De hecho, mentir es a menudo una de las primeras señales de que un niño pequeño ha desarrollado una “teoría de la mente”, que es la conciencia de que otros pueden tener diferentes deseos, sentimientos y creencias para uno mismo. Cuando un niño afirma engañosamente “Papá dijo que podía tomar un helado”, están usando esta conciencia de las mentes de los demás para plantar falso conocimiento.

Aunque mentir no sea socialmente deseable, la capacidad de saber lo que piensan y sienten los demás es una habilidad social importante. Está relacionado con la empatía, la cooperación y el cuidado de los demás cuando se sienten molestos.

Cómo cambia la mentira con la edad

Las primeras mentiras de los niños pequeños son a menudo más graciosas que efectivas. Imagínese a la niña que dice no haber comido ningún pastel mientras su boca aún está llena, o que culpa al perro de la familia por dibujar en la pared. Los niños pequeños pueden saber que pueden engañar a otros, pero aún no tienen la sofisticación para hacerlo tan bien.

Antes de los ocho años de edad, los niños frecuentemente se delatan a sí mismos cuando mienten. En un estudio, a los niños de tres a siete años se les pidió que no miraran un juguete misterioso (Barney) que había sido colocado detrás de ellos. Casi todos lo hicieron, y casi todos mintieron sobre ello más tarde (aumentando con la edad).

Pero en todo el grupo, los niños también tenían problemas para mantener la mentira. Los mentirosos de tres a cinco años de edad eran sorprendentemente buenos en mantener una cara seria pero típicamente se delataban a sí mismos describiendo el juguete Barney por su nombre. Los mentirosos de seis y siete años de edad tuvieron un éxito mixto, con la mitad fingiendo ignorancia y la otra mitad diciendo accidentalmente el nombre de Barney.

A medida que los niños crecen y se desarrolla su capacidad de tomar perspectivas, son cada vez más capaces de entender el tipo de mentiras que serán creíbles para los demás. También mejoran en el mantenimiento de la mentira con el tiempo.

El desarrollo moral también se activa. Los niños más pequeños son más propensos a mentir para su beneficio personal, mientras que los niños mayores cada vez más anticipan sentirse mal consigo mismos si mienten.

Los niños mayores y los adolescentes también son más propensos a distinguir entre diferentes tipos de mentiras. Las mentiras blancas, para ellos, se consideran más apropiadas que las mentiras dañinas o antisociales.

Mientras que los estudios que estiman la frecuencia de mentir entre niños y adolescentes son raros, los adolescentes son especialmente propensos a mentir a los padres y maestros sobre cosas que ellos consideran su propio asunto personal.

Un estudio encontró que el 82% de los adolescentes estadounidenses informaron haber mentido a sus padres sobre dinero, alcohol, drogas, amigos, citas, fiestas o sexo en el último año. Eran más propensos a mentir sobre sus amigos (67%) y sobre el uso de alcohol/drogas (65%). Tal vez sorprendentemente, eran los menos propensos a mentir sobre el sexo (32%).

Al leer escenarios cortos en los que el protagonista mentía a sus padres, los adolescentes también consideraban aceptable la mentira si se trataba de ayudar a alguien o de guardar un secreto personal, pero no si se trataba de hacer daño o lastimar a alguien.

¿Es la mentira un motivo de preocupación?

A pesar de su prevalencia, mentir entre los niños rara vez es motivo de preocupación. Es importante recordar que muchos adultos también mienten, a veces para siempre, como en el caso de las mentiras blancas que protegen los sentimientos de alguien, y a veces para el mal. Aunque los cálculos varían, un estudio encontró que aproximadamente el 40% de los adultos de los Estados Unidos reportaron haber mentido en las últimas 24 horas.

 

En algunos casos, la mentira crónica puede convertirse en una preocupación si ocurre junto con un grupo de otros comportamientos que no se adaptan bien. Por ejemplo, el engaño a través de la mentira a menudo está presente en los trastornos de conducta y oposición desafiante (ODD).

Los jóvenes con trastornos de conducta u ODD causan interrupciones considerables en el hogar o en la escuela a través de agresiones persistentes y daños a otros o a la propiedad. Pero para cumplir con los diagnósticos, la mentira tendría que ocurrir con un grupo de otros síntomas tales como negarse a cumplir con las figuras de autoridad, violaciones persistentes de las reglas, y la falta de tomar responsabilidad por sus acciones.

Otra causa de preocupación para los padres es si mentir sirve para enmascarar otros problemas de salud mental debido al miedo o la vergüenza. Por ejemplo, un niño o adolescente que sufre de ansiedad severa puede mentir crónicamente para evitar enfrentarse a situaciones que le dan miedo (por ejemplo, la escuela, las fiestas, los gérmenes).

También pueden mentir para evitar el estigma de los trastornos de salud mental. En estos casos, consultar a su médico o a un profesional de la salud mental (como un psicólogo o psiquiatra) le ayudará a aclarar si mentir es indicativo de un problema de salud mental.

Padres y maestros hacen la diferencia

Aunque mentir es normal desde el punto de vista del desarrollo, los padres y los maestros pueden apoyar la verdad de los niños de tres maneras.

Primero, evite los castigos excesivos o excesivos. En un estudio que comparaba una escuela de África Occidental que utilizaba castigos punitivos (como golpear con un palo, abofetear y pellizcar) y una escuela que utilizaba reprimendas no punitivas (como tiempo muerto o regaños), los estudiantes de la escuela con castigos punitivos eran más propensos a ser mentirosos eficaces.

Los niños de familias que ponen un fuerte énfasis en seguir las reglas y no en el diálogo abierto también informan que mienten con más frecuencia.

En segundo lugar, discuta los escenarios emocionales y morales con los niños. Este “coaching emocional” ayuda a los niños a comprender cuándo las mentiras son más dañinas, cómo afectan a los demás y cómo ellos mismos pueden sentirse cuando mienten. Los niños anticipan cada vez más el orgullo de decir la verdad, y los padres pueden enfatizar estos aspectos positivos de decir la verdad.

Tercero, asegúrate de que la mentira es realmente una mentira. Los niños muy pequeños son propensos a mezclar la vida real con la imaginación, mientras que los niños mayores y los adultos con frecuencia recuerdan las discusiones de manera diferente. Si un niño reporta abuso físico o sexual, estas acusaciones siempre deben ser investigadas. Al distinguir si existe o no un intento deliberado de engaño, los padres y maestros pueden orientar su respuesta de manera efectiva.

Sobre Ernest Mayer 110 Artículos
Ernest Mayer no es principalmente un reportero hoy en día - pero todavía tiene muchas primicias como presentador en BBC One desde 2005. Fue el claro favorito cuando se pidió a los miembros del público que nombraran a su principal reportero político, lo que posiblemente reflejaba su etapa como editor político de la BBC entre 2000 y 2005.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion